Blog

Últimas noticias de Sanamente

Hablemos de consumo responsable

Es importante denominar que un consumo moderado y prudente es aquel que la salud física y psíquica del usuario se perjudica lo mínimo posible. Además, tomar en consideración que hay sustancias psicoactivas, que popularmente se conoce como droga, ya sea licita o ilícita, que genera más dependencia física que otras.

En muchas ocasiones las personas adultas consumidoras de drogas ignoran los efectos que pueden producir consumos incontrolados, por lo que es muy importante contar con una información veraz y clara antes de tomar la decisión de consumir o no una sustancia psicoactiva.

Para el 2018 alrededor de 269 millones de personas usaron drogas y 35 millones de personas presentan trastorno por consumo de sustancias, la situación de COVID ha generado un efecto de dificultad tanto de adquisición, reducción de la pureza de la sustancia, elevado el precio esto según el informe mundial de drogas 2020.

Lo que quiere decir que no todas las personas que consumen sustancias psicoactivas necesariamente van a generar un trastorno (dependencia o consumo nocivo) y no es igual el grado de severidad que puede alcanzar una persona con dependencia y las áreas afectadas o que se ven comprometidas por el consumo de la sustancia.

Existen aspectos que pueden disparar para que una persona genere dependencia o no, por ejemplo, está expuesto a situaciones de estrés, antecedentes familiares de consumo de sustancias, trastornos afectivos, alteraciones cognitivas y en otras ocasiones se exacerban o surgen posterior al consumo de sustancias.

Hay aspectos que se deben comprender cuando una persona decide ser consumidora activa de sustancias psicoactivas, no necesariamente el ser consumidor es sinónimo de problemas, pero no es la suerte de todos los consumidores, el consumidor puede preocuparse por su salud y no necesariamente es sinónimo a que desee dejar de consumir, pero tampoco se puede excluir del derecho de iniciar un proceso terapéutico o chequeo de su estado de salud.

Lo más importante es la calidad de vida, el bienestar del individuo y la comunidad.

El consumo de sustancias para bien o para mal ya está instaurado en nuestra sociedad y es importante comprender este fenómeno, brindar oportunidades para quienes deseen salir de este mundo y asistencia para aquellos que requieren colaboración para reducir los daños relacionados con el consumo.

Es evidente que la mejor forma de evitar consecuencias del consumo de sustancias psicoactivas es no consumirlas, pero en caso de que la persona adulta decide mantenerse es muy importante conocer su organismo, procurar mantener un estilo de vida saludable compensatoria en otras áreas de vida.

Paula Picado, Psicóloga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top