Blog

Últimas noticias de Sanamente

Estrés y vida cotidiana

Te has dado cuenta que la vida sin estrés no es vida, no es posible! Ya que lo necesitamos. Si lo necesitamos para levantarnos cada día: para divertirnos, trabajar, estudiar… para accionar en defensa de la vida, salir corriendo o al contrario detenernos si es necesario.

Ten presente que el estrés es parte de ser personas, existe en nosotros y en “dosis adecuadas” nos permite sobre llevar el día a día. 

Y te podrás sorprender y hasta cuestionar ¿cómo es que lo necesito si me hace daño? Bueno lo que te hace daño es el exceso que se manifiesta por el inadecuado control y el poco o nulo manejo de las situaciones estresantes.

¿Entonces por dónde empezar? Por reconocer cómo me siento, cómo reacciono, cuánto tiempo paso en ese estado y ante qué situaciones, personas, relaciones, mi estrés se eleva de forma tal que me enferma.

Lo anterior es posible poniendo mayor atención a aquellos momentos o “picos” asociados a situaciones, relaciones, quehaceres… en los que mi cuerpo y mi mente reaccionan con malestar físico y mental, impidiendo mi desarrollo de actividades cotidianas en condiciones saludables, motivantes y gratificantes.

Entender que el estrés es una reacción tanto frente a las situaciones de la vida diaria como ante aquellas que significan cambio, o que ocurren de forma extraordinaria (caso de la pandemia), posibilita el manejo y la adopción de formas saludables para aliviarlo, y acá pongo énfasis, ¡formas saludables! Porque algunas de las que llevamos a cabo no lo son, no suman al bienestar que anhelamos ni a la tranquilidad que buscamos; por eso hay que prestar atención al fumado, a las bebidas alcohólicas, a las horas de sueño, a la cantidad y el tipo de comidas, a la falta de actividad física, al humor, a las emociones y a las reacciones que estamos teniendo.

Y finalmente, pero no menos importante como la experiencia del estrés no es igual en todas las personas trata siempre de identificar qué es lo que te sirve a vos, antes de aplicar lo que otras personas están haciendo. Recuerda que la “automedicación” no es un buen ejercicio y nunca da los resultados esperados, por eso ante el estrés partimos de la toma de conciencia y la identificación de los propios estresores para dar pasos firmes hacia un mejor manejo; ten presente que pedir ayuda de una persona profesional en psicología, si es una buena práctica contra el estrés.

Licda. Ingrid Naranjo Ugarte, Psicóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top