Blog

Últimas noticias de Sanamente

Conducta sexual saludable

Cuando hablamos de sexo pareciera que fuera algo de afuera o algo que “haremos con alguien” y nos es así.

Sexo somos vos y yo. Sexo es nuestra condición evolutiva. Nuestra sexualidad es la esencia de nuestra especie. Precisamente sino entendemos esto vamos a tener expresiones y conductas de riesgo.

 

Desde hace dos millones de años evolucionó y se adaptó nuestra energía sexual, donde las mujeres se quitaron el celo (esto para evitar que otro primate con caderas anchas la preñara y estuviera en riesgo de morir ella o el bebe) – entonces, no tener celo implica que AMBOS hombres y mujeres tienen el mismo nivel de deseo – podemos – deseamos y necesitamos estar en relación de vínculo – apego y amor.

 

Así como lo oye, los estudios de Hellen Fisher (https://www.ted.com/speakers/helen_fisher), vinieron a demostrar que nuestra esencia es el AMOR – pero no el romántico y cursi que ha creado la cultura. Sino una energía que nos invita a estar cerca – a acariciarnos y a desarrollar la COMPASIÓN – la compasión es el primer indicio de la civilización. Si somos compasivos podemos sobrevivir.

 

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que sexo es igual a deseo y placer – Somos una especie que sin deseo no podría sobrevivir y debemos tener espacios de placer – los suficientes que cubran tres grandes áreas: CORAZÓN – CEREBRO Y PIEL. Si yo altero este orden (CORAZÓN – CEREBRO Y PIEL) Y comienzo a tener encuentros eróticos sin conectar o reconocer las emociones y no me conecto a mi cerebro para tomar decisiones con relación a lo que siento – ME PONDRÉ EN RIESGO.

 

El sexo no se puede limitar a un acto coital – “meter – erección – orgasmo – salir”. Esto es tosco y muy mecánico- incluso un poco disociado de lo que somos y debemos vivir.

 

Precisamente UNA CONDUCTA SEXUAL SALUDABLE es cuando los encuentros eróticos los tengo desde mi reconocimiento como un ser de respeto – privilegiado – amado y valorado – primero por sí mismo y luego por el otro.

 

Otro detalle importante es que la base ética de una conducta sexual cuya base es el CONSENTIMIENTO – nunca puedo ni traicionarme a sí mismo/a no protegiéndome como irrespetar un no o un no se (no se es igual a NO)

 

NUNCA pretendas tener espacios de placer erótico sin vínculos- y no crea que el vínculo es con la otra persona – es con vos mismo/a primero!

 

Así que el primer paso para una conducta sexual saludable será la capacidad que tengas de AMARTE Y VALORARTE.

 

Dra. Margarita Murillo, Psicóloga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to top